Se trata de la grabación y difusión de sonido, fotos o vídeos de adolescentes en actitudes sexuales, desnudos o semidesnudos, radicando la ilicitud en que la grabación o difusión a través de la red se realiza sin el consentimiento del titular.

Es importante tener en cuenta que tanto el grooming como el sexting, de estar implicados menores de edad, técnicamente constituyen modalidades de pornografía infantil.

1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by